Entrevista a Javier Clemente. Nuevo entrenador del Sporting






Entrevista muy interesante al nuevo entrenador del Sporting de Gijón, Javier Clemente.
Entrevista concedida a la "Voz de Asturias".



-Entrenador nuevo, ¿victoria segura?


-Eso no es cierto. No sé quién lo inventó, pero sería una coincidencia que se puede dar o no.

-¿Cuál es la fórmula para sacar al Sporting del pozo?

-Jugar bien. Si el equipo no juega bien, no puede ganar. Luego vienen los gustos, los hay con sabor a naranja, a fresa? pero siempre tiene que ser buena fruta. Alguna vez puede haber suerte, pero yo lo único que pido es que no tengamos mala suerte.

-¿Y a usted qué le gusta?

-Meter más goles que el contrario. Para mí no existe otro buen juego que el de la victoria. Puede pasar que una vez juegues bien y no ganes, pero eso es rarísimo.

-¿Cuál ha sido su primer diagnóstico del equipo?

-Lo primero ha sido tranquilizarles, pero todo va a contrarreloj porque el domingo ya hay partido. Para hacer un buen diagnóstico necesitas dos meses y en ese tiempo ya he jugado ocho partidos. Lo primero es que sepan lo que tú quieres, luego que lo hagan y, una vez que lo hayan hecho, corregir. No hace falta entrenar mucho, porque no tengo tanto tiempo.

-¿Hay calidad suficiente?

-¿Calidad?, sí, hay calidad y hay cantidad. Pero todos los equipos tienen calidad y hay alguno que baja.

-¿Psicológicamente cómo están?

-No me he metido en la cabeza de ellos, pero no creo mucho en esas cosas. Yo soy un entrenador distendido, hablo con ellos, me río con ellos y trabajador. El primer día ya les dije que no podían dedicar ni un minuto a pensar en la situación en la que están. Si sales pensando que vas penúltimo, no ganas un partido.

-¿Se puede aplicar aquí la misma receta que en Valladolid?

-Lo de Valladolid, lo que hice en la Real, en el Murcia he ido a muchos equipos que estaban en la cola. Alguna vez no conseguimos salir, pero el equipo siempre ha tenido una reacción. En Valladolid nos faltó un punto, pero no lo perdimos en contra el Barcelona, lo perdimos en el campo del Atlético, que no se jugaba nada, y no ganamos.

-Seguro que ya tiene diseñado cómo va a jugarle al Atlético.

-Sí. Lo tengo en el culo. Yo llamo el culo a la cabeza.

-¿Cómo va a ser el Sporting de Clemente?

-Al ataque. Mucho trabajar. Si los chavales juegan como yo concibo el fútbol y como yo he jugado, al Atlético le metemos más de diez. Pero no soy yo el que juega, ni tengo unos mandos para controlarlos. Los que tienen que jugar son ellos y tienen que desarrollar sus cualidades. Si juegan como yo digo y desarrollan sus cualidades, podemos ganar.

-Una de las cosas que más preocupan es la fragilidad defensiva.

-Si siguen metiéndonos muchos goles, es imposible que ganemos.

-¿Y cómo se puede corregir?

-Haciéndolo bien. Es que lo hacían mal.

-Sólo hay tres centrales y no hay recambio para Canella...

-No me preocupa. Si ahora digo que sí, ¿eso para qué serviría? Estamos los que estamos y si nos falta alguien lo cogemos del filial.

-¿Ha visto ya al filial?

-No, no he podido verlos. Estoy trabajando con los cinco que me han dicho que son los más fuertes y que están capacitados. Yo no voy a trabajar solo. Tengo información de Iñaki Tejada, del Pitu y de lo que me dicen los técnicos de la casa.

-El primer día tuvo un contratiempo con Lora, pero ahora parece que recupera a Canella.

-Yo no he tenido ningún contratiempo, es Lora el que ha tenido mala suerte. Es una baja importante y no estamos sobrados, pero a alguno voy a sacar ahí. Pero, mira, ha venido Canella, que no estaba antes.

-De lo que ha visto, ¿qué es lo que más le ha gustado?

-El ambiente del público, el ambiente del equipo, se nota que trabajan con el deseo de salir y hay una buena implicación. No sé si el público va a ver victorias, pero sí va a ver que el equipo va a currar. No van a poder decir que este equipo se toca las bolas, pasa del partido o no tiene espíritu de Gijón. Este equipo le va a decir al público: «Igual no soy muy listo, pero no soy vago».

-Pedía implicación del público y parece que la está encontrando.

-Al público no hay que pedirle mucha implicación porque la tiene y los conozco desde hace mil años. Los que vienen a Mareo están bien, pero yo hablo del domingo. El público del Sporting, por tradición, es caliente y es muy del equipo. Es un público afín, que siente que el equipo es suyo. Ahora lo que quiero es que el equipo le dé algo al público.

-¿Echa en falta más centímetros en el centro del campo?

-No, yo echo en falta unos centímetros más, pero en mí. Los jugadores son los que son, grandes, pequeños o medianos. Mi difunto padre me decía: «Javi, eres pequeño». Y yo le respondí: «Aita (padre, en euskera), pues jugaré por abajo». Zarra, por ejemplo, sólo quería que le jugásemos a la cabeza porque así era el mejor del mundo, aunque con el pie no era muy allá. Si los centrocampistas son pequeños, pues habrá que jugar por abajo.

-Empieza con un Atlético bendecido por el Papa...

-Vienen en buen momento, sí. Es un handicap más para nosotros. Es un equipo bueno, que no funcionaba y que ahora ha empezado a funcionar, y le pillamos en su mejor momento. Hemos tenido mala suerte, pero igual a otros los cogemos en un momento malo. En la Liga te pasa eso, como con los árbitros, que te dan en unos partidos y te quitan en otros.

-¿Se parece en algo este Atlético al que usted dirigió?

-No, no tiene nada que ver. El de ahora es un club rico en compras y en fichajes. En el Atlético de Madrid en el que estuve yo no había un duro, se lo gastaron todo con Futre. Eran todo gente humilde. Ahora compran jugadores que valen un riñón. A mí me echó Gil cuando íbamos segundos.

-¿Le preocupa Falcao?

-A mí no me preocupa ninguno, lo que pasa es que Falcao es un gran delantero que ha costado 44 millones de euros, que son muchos millones para decir que no es bueno. Todo lo que cuesta mucho dinero es bueno.

-¿Qué lleva a un entrenador con su trayectoria a hacer la maleta y a aceptar retos como éste?

-La cabrita de la mañana. Ver que llegan las nueve y media de la mañana y que no estás en el vestuario con los jugadores diciéndoles lo que quieres que hagan, ver si lo hacen, reírme con ellos, mandarles a freír churros? Ese día a día y jugar el domingo y ganar o perder.

-¿Cómo lleva que llegue junio y no haya equipo para usted y luego le llamen como salvador para reflotar equipos que se hunden?

-Lo que pasa es que tengo un sector de la prensa excesivamente duro, pero no en el aspecto profesional, que es lo que menos se me ha discutido a mí, mis conocimientos... Dicen que soy defensivo, que no me gusta el fútbol, que jugamos al patadón? todo eso es falso. Alguna prensa me ha tratado despectivamente, aunque eso no me hace reacio a entrenar.

-A Gijón, llegó pidiendo toque?

-Es que yo soy un entrenador de toque. Lo que pasa es que si luego el jugador le pega un zapatazo, yo tengo que defenderle. Él me dice que no podía hacer otra cosa y yo le digo que no importa, pero que podía haber intentado otra cosa.

-Usted tiene una antigua vinculación con Asturias.

-El paisanaje de Asturias y el País Vasco es casi hermano, el mar es el mismo. Somos del Cantábrico que no veas, la raza, la comida y todo. El estilo de jugar en Gijón es igual que el de Bilbao, y el público, muy parecido.

-En Oviedo aún se recuerda el día en que se bajó los pantalones.

-Eso es mentira. Una más de la prensa. ¿Cómo me voy a bajar los pantalones? Había un entrenamiento a puerta cerrada porque me destapaban todas las estrategias. Al lado del viejo Tartiere había una torre de pisos y les dije a los jugadores: «Fijaos en aquel piso, que están todos allí». Yo llevaba una camiseta blanca que me quedaba muy larga, así que la puse por fuera del pantalón y al salir me incliné y la levanté como si fuera una falda, pero llevaba el chándal debajo.

-¿Y qué le parece esta Liga a la escocesa?

-Hay mucha diferencia entre unos equipos y otros. Eso es malo, pero es el dinero, siempre va a haber esas diferencias.

-¿La distancia es hoy mayor?

-Parecida. Se soluciona no permitiendo que haya tanto extranjero.

-¿Mourinho o Guardiola?

-Son dos grandes entrenadores, diferentes los dos. Mourinho ficha jugadores y de acuerdo a los futbolistas que tiene les hace rendir. Pep hace un estilo de juego y para eso usa la cantera.

-¿Cuáles son los mejores jugadores que ha entrenado?

-Puedo decir treinta o cuarenta buenísimos. Luis Enrique, Julio Salinas, Raúl, Samuel Eto'o, George Weah, para mí el mejor del mundo, y eso que lo tuve con 36 años.

-Ahora que la vuelta a España ha regresado a Bilbao, ¿se imagina a la selección en el País Vasco?

-A partir de ahora puede ser, pero la selección española tiene que ir a sitios en que la animen. Hay que pensar mucho en qué va a pasar si va a Bilbao y hay 300 que se ponen a silbar. Yo iría al partido, me gustaría. Ahora ya no hay problema.

-¿Ha llegado el final de ETA?

-Sí, ETA lo ha dicho y los creo. Si pasa algo, me llevaré una sorpresa.

-¿Qué opinión tiene de Rajoy?

-Los políticos hablan mucho, prometen mucho, para ganar. ¿Rajoy?, pues no me cae mal. Respeto a todos los partidos y respeto que haya ganado el PP, aunque yo no soy de derechas. Yo soy de la margen izquierda y del PNV.

-¿Le preocupa la crisis?

-Es lamentable. Ni ellos saben de dónde viene. Al final lo pagan siempre los mismos, la gente más humilde. Cinco millones de parados?

-¿Cree que la reforma laboral puede arreglar algo?

-Los que son sindicalistas dicen no. ¿Por qué el Gobierno tiene que dar dinero a los sindicatos y a los partidos políticos? De eso nada, que paguen los afiliados.

-¿Tiene el deporte español un problema con el dopaje?

-Eso es una mamarrachada. Yo me enciendo con estos temas. Dicen que los guiñoles franceses son en tono humorístico, pues que hagan chistes con su madre.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...